lunes, 26 de agosto de 2013

De películas

Cuando tenía unos 15 años, prácticamente todas las semanas iba al videoclub (sí, los videoclubs, esa especie en extinción…). Pues bien, una tarde a mi madre le apetecía ver no se qué película, así que le dije que iba yo a por ella, porque soy buena hi..y ya de paso sacaba luego la que a mí me diera la gana con la oferta 2x1 (¿interesada yo? Por favor…).

El caso es que iba yo por el camino pensando en esa lista de películas que tenía, y cuál de todas me apetecía ver aquél día, pero lo que no pensaba era en lo que me iba a encontrar aquella tarde en el videoclub.

Llegué al santo lugar y había una pareja con un niño pequeño en el carro, la dependienta y yo. Saludé y me metí entre los pasillos de películas para ver si había alguna novedad que se había escapado de mi lista.

De repente noto como la mujer del carro empieza a darme golpes en la pierna con el cochecito como para pasar, o empujarme y que cayera al suelo, en ese momento no entendía que pretendía (luego lo comprendí todo), la dejo pasar y pienso por dentro que es idiota, hasta que le miro a la cara y veo que intenta decirme algo asustada (mi nivel de empanamiento se aprecia claramente en esta historia).

En seguida oigo gritos en la zona de la caja, me giro para ver que está pasando y veo a un hombre con un casco de moto y una pistola amenazando a la cajera a la que está a punto de darle un ataque de ansiedad (y ya de paso a mí otro), justo en el momento en el que miro hacía allí el tío empieza a gritar “¡¿Qué coño estás mirando?!” y yo giro de nuevo la cabeza hacia las películas sin saber si me dice a mí o no. 

Miro a la pareja con el carro que se han puesto en una esquina donde el tío no les ve y me dicen que haga lo mismo, así que yo temblando, pasando por mi cabeza imágenes patrocinadas por las escenas más peliculeras de Hollywood, voy hacia ellos haciendo como que no me entero del percal y que sigo buscando la maldita película que quería ver mi madre, porque en mi cabeza eso era lo que me iba a salvar de que el tío loco de la pistola me cogiera como rehén.

Bueno la cosa por suerte acabó sin ningún herido, pero con la caja vacía, y yo me fui de allí sin ninguna película en las manos, pero con una buena montada en mi cabeza.


Al día siguiente, fui a clase y en cuanto vi a mi mejor amiga le dije: no te vas a creer lo que me pasó ayer en el videoclub, ella me contestó: lo atracaron mientras tú estabas dentro. WTF??? Hasta las historias más impactantes para mí eran predecibles a mis 15 años, qué triste adolescencia...

El caso es que estuve una temporada un poco acojonada cada vez que veía a un tío con un casco de moto, sobre todo si lo llevaba puesto, pero al final se me pasó la tontería... 
Y supongo que es lo que acaba pasando con todo, no? Al principio si una cosa te deja secuela (no me traumatizó esta experiencia ni mucho menos, pero la he recordado y me ha hecho pensar) el tiempo lo va atenuando, hasta que un día te levantas con otra mentalidad, y todo vuelve a ser como antes de ese momento, sólo que con más experiencias a cuestas. 
El problema no es lo que ha sucedido y que tú no podías controlar, el problema es no saber dejarlo atrás para seguir avanzando.
[Esta reflexión es para cerrarlo así bonito, en realidad lo bueno de una historia así es contarla a modo peliculero y quedar de guay, eso que mi mejor amiga no me dejó hacer, y ya para qué intentarlo, no?]


16 comentarios:

  1. Di que si, que la reflexión te ha quedado muy bien aunque lo que quisieras colarlos era tu súper aventura de peli yanki.
    Los miedos no ayudan nada, hay que enfrentarse a ellos y vencerlos, aunque en tu caso estaría justificado que los cascos tedieran ma rollo... y los videoclubs!!
    Un beso, Pecas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja controlo bien el arte de hacer como que cuentas algo profundo para acabar diciendo lo que te da la gana ;)
      Lo curioso del caso es que los cascos de moto me daban mal rollo, pero en cambio los videoclubs me siguieron gustando y no tuve ningún problema en volver incluso al mismo muchas más veces.
      Un besote!

      Eliminar
  2. Joder, vaya historia. Con 15 años es mejor hacerse el 'empanao' que el héroe. Está bien que se quede en anécdota, porque en ese tipo de situaciones no sabes qué cojones se le estará pasando por la cabeza al atracador... ¡Pues anda que no da rabia ni nada no tener el control de cualquier situación! Bueno, más que rabia, miedo.

    Sinceramente, espero que no me pase nunca. Al menos en un videoclub seguro que no, que ahora hay muchísimos otros recursos. En realidad, ir al videoclub era genial, de pequeño siempre íbamos mi familia y yo cada viernes o sábado a alquilar alguna película (¡yo alquilaba hasta videojuegos de la N64!). Te iba a decir que qué putada, por si le cogiste miedo a los videoclubs; pero leo en tu anterior comentario que no fue así. Así que bien :)

    ¡Saludotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que lo de hacerme la héroe es algo que ni pasó por mi cabeza jaja y en caso de haber hecho algo heroico la habría liado fijo, porque con lo desastre que soy... habría tirado las estanterías de las películas o algo así, quizá como modo distracción habría valido xD
      Un beso!

      Eliminar
  3. A mi con trece años una vez me mangaron unos chavalitos en unas galerias de mi ciudad las quinientas pesetas que traía. Cuando lo hacen los cabrones tienden a burlarse de ti y se te queda una cara de tonto importante, y una sensación de impotencia grande. Me acuerdo que llegué a casa fui directamente a junto a mi padre y se lo conté. El se rió y me abrazo, y me preguntó ¿Cuánto te robaron? y yo le dije 500 pesetas. Me las dio y me dijo, ten cuidado x donde vas a ciertas horas vale! Eso hizo que todo fuera más liviano. La verdad es que esas situaciones son una jodienda xq tampoco te las vas a dar de héroe. Joder con tu compañera, quién era? la pitonisa lola? xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja te imagino ahí explicándole a tu padre lo ocurrido con carita de pena xD Y como bien hizo tu padre no hay que darle más importancia a las cosas.
      Jajajaja mi teoría es que como quería ser poli ella ya llevaba esas películas montadas en su cabeza, y además como yo se lo conté como si nunca jamás en la vida pudiera adivinarlo pues pensó en lo más heavy, eso o que al ser su padre policia le dijo que habían atracado el videoclub de mi barrio xD

      Eliminar
  4. Vaya historia!!! bfff ME CAGO VIVA, hablando mal y pronto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja en esos momentos no sabes muy bien lo que está pasando porque no te lo crees (o será cosa mía), pero sí que pasan por tu cabeza mil historias de posibles desenlaces en las que todas acabas tú como rehén para que no coja al pobre niño indefenso del carrito xD

      Eliminar
  5. Pero esas cosas porque nunca las veo yo!!! Eso sí, soy yo y me hubiera inventado la mayor fantasia de la historia, como salvé a la dependienta con un tiro eficaz de una peli a las partes del atracador... si si, lo veo, ocurrió tal cual. Besos! :P
    Pimiento

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajja a mí si mi amiga me hubiera dejado la ocasión me habría quedado una historia que ni las producciones de Hollywood, pero una vez pasado el subidón todos los efectos especiales y escenas heroicas desaparecen de tu mente :(

      Eliminar
  6. Madre mía, que miedo. A mi por suerte nunca me ha pasado nada parecido. ¿Y tu compañera porque lo adivinó? Me ha dejado desconcertada eso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues como le he puesto a Nao tengo dos teorías:
      1. Como ella quería ser poli ya llevaba esas películas montadas en su cabeza, y además como yo se lo conté como si nunca jamás en la vida pudiera adivinarlo pues pensó en lo más heavy, supongo, que también podría haber sido sexo con un atractivo desconocido en el videoclub, pero nah, ni me mejor amiga tenía fe en mí entonces xD
      2. Que al ser su padre policía le dijo que habían atracado el videoclub de mi barrio y ya ella enlazó.

      Eliminar
  7. Buff.. yo hubiese pasado muchísimo miedo, la verdad. Y que lo quieras contar es lo más normal del mundo, ya que te quitaron la oportunidad en su momento (eso sí, yo no volvería a ir a alquilar una peli para mi madre en mi vida jajaja).
    Pero tienes razón en que lo mejor que se puede hacer es superar experiencias como esa.
    Un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estancarse en algo pasado nunca es buena idea, sea lo que sea. Muchas cosas se pueden cambiar simplemente cambiando la mentalidad y llevándolo a cabo ;)
      Un besete!

      Eliminar
  8. Ufff vaya situación, que de peli veo estas cosas, hasta que me encuentre con algo así en vivo (espero que no), yo creo que hubiera entrado en un colapso total. Suerte que no pasó nada más allá :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esos momentos entras un poco en shock, porque lo ves tan surrealista... Son minutos eternos pero a la vez pasan volando, yo lo viví de una forma muy extraña la verdad xD

      Eliminar