sábado, 12 de octubre de 2013

Otoño

Ya es Otoño, pero otoño de verdad, no del 3 de octubre a 32 grados a las 9 de la noche.
Y es otoño, no invierno, el otoño existe ¡¿Por qué hay gente que no quiere aceptarlo?!
El otoño existe, y me gusta.

Estoy un poco desaparecida porque ha empezado octubre, lo que significa que mis vacaciones han acabado. Octubre ha empezado fuerte, empezó mal, pero bien.

El caso es que me he apuntado de nuevo a la piscina (al gimnasio, pero sólo voy a la piscina), porque soy una vaga y no hago nada de deporte, y porque la matricula era gratuita.
Así que estaba esperando a que llegara el 1 de octubre para poder ir.

El 1 de octubre a 38 grados en la calle.
No sé si sabéis las temperaturas que hay en los vestuarios del gimnasio, al menos del mío. Algo así como “el infierno” grados centígrados. 
Así que llegué, con todo lleno de abuelas saliendo de Aquafitness y busqué una taquilla donde poder dejar mis cosas lo más rápido posible para meterme en el agua y huir de ese calor infernal.

Hasta ahí todo bien. Empecé a echarme unos largos y a los 4 ya no podía con mi alma, pero bien.

Llegó el momento de salir del agua, sin reposar un poco ni nada (para qué, si soy una deportista nata, no necesito esas tonterías), hago el último largo y me salgo directa. 
Así que entre el cansancio que sentí y el golpe de calor que me dio al entrar en los vestuarios pues empecé a encontrarme un poco mal, pero hice como si nada y empecé a cambiarme para poder salir de ahí e ir a la calle con sus gloriosos 38 grados (mucho mejor).

Y cuando ya estaba enrollada en la toalla y sin el bañador, empecé a marearme levemente, y como tengo la tensión baja (y por ese motivo le tengo tantísimo odio a las altas temperaturas que me dejan como una zombie) pues ya sabía que o me tumbaba o la cosa iba a acabar peor. Y ahí estaba yo, en el vestuario lleno de gente, tumbada desnuda aunque tapada como podía con la toalla (porque en mi vida que esto pase en una situación menos ridícula no es posible), mientras unas mujeres de avanzada edad me daban consejos sobre cómo tumbarme para estar mejor y diciéndome cosas contradictorias y obviedades como: 
Ay pues sí que te has puesto más blanquita
¿En serio señora? A penas había notado la poca circulación de mi sangre en estos momentos… (Aunque debo alabar su capacidad de observación, porque ya de por sí soy blanca como la nieve).

Al final se me pasó y todo volvió a su normalidad, yo seguí cambiándome y las mujeres volvieron a su vida en la piscina.

Por tanto, mi primer día de gimnasio no me gustó nada, yo pensaba que me iba a dejar enérgica y resultó lo contrario, y pensé: menos mal que la matricula era gratuita porque no pienso pagar más meses... 
Pero ahora la cosa ha mejorado, y creo que seguiré yendo, porque pese a que me da pereza levantarme pronto para poder ir, luego me siento genial.


Y esto me hizo pasar a preguntarme ¿cuántas cosas he dejado de lado por qué me salieron mal un par de veces? ¿me rendí antes de tiempo en algo que quizás luego me gustaría o incluso se me daría bien?
(Lo sé, pienso y me pregunto muchas cosas xD)



13 comentarios:

  1. Me ha gustado leerte. En mi gimnasio también hay piscina, pero aunque en su día hice natación, ahora mismo creo preferir otro tipo de deportes y a penas la piso. Los comienzos a veces cuestan, aunque yo creo que uno sabe cuando algo le terminará gustando. En temas deportivos lo que más cuesta arriba se me hace son los ejercicios de musculación, pero me pasa como a ti: después me siento genial. Ya no sólo porque creo que es bueno que los haga, sino porque es un reto y de vez en cuando, hacer algo que cuesta un poquito llena mucho. Así que me alegro de que decidieras seguir.
    Por otro lado, no me gusta el Otoño. Por Madrid ya está haciendo "fresquito", del de ponerte chaqueta, medias... y yo que odio los pantalones largos no puedo evitar pensar que qué rabia, que encima aún hará más frío porque como dices es Otoño y no Invierno. Tampoco tengo demasiado tiempo libre, pero qué le vamos a hacer. Todo tiene su lado bueno.
    Muá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí es que la piscina me relaja bastante, y en cambio los deportes de musculación y tal me cansan en seguida porque me aburren (aunque tampoco es que haya hecho muchos ejercicios de musculación xD).
      Yo estoy deseando que llegue aquí el fresco, por ahora parece que el verano no nos quiere abandonar, y a mí como he dicho, el calor me mata...
      Y tener poco tiempo acaba siendo un poco agotador, pero a la vez me gusta estar ocupada, así que bienvenido sea octubre :) ¡ánimo para sacarlo todo!
      Un besazo!

      Eliminar
  2. Yo también me he apuntado al gimnasio hace poco y, como tú, termino medio zombie cada vez que salgo de allí, pero contenta por haber hecho ejercicio y de mejor humor. Estoy de acuerdo contigo, hay que seguir intentando las cosas aunque al principio salgan mal. Los comienzos suelen ser muy duros...

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los comienzos siempre cuestan, luego ya es ir haciendo marcha ¡podemos con todo! ;)
      Un beso!!

      Eliminar
  3. Yo, la verdad, no soy de gimnasio. Como mucho, de darme una vuelta por el barrio o un paseo en bici por el rio. No soporto el calor sofocante de las piscinas "climatizadas". Pero es verdad lo que dices; nunca hay que tirar la toalla a la primera, porque luego todo puede ir mejor. Que lo disfrutes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco soy de gimnasios la verdad, siempre he preferido un paseo en bici o una ruta por la montaña, pero nadar sí que es un deporte que me gusta y me relaja, así que para mí el gimnasio se reduce a la piscina xD y también odio ese calor, pero una vez en el agua ni lo noto. A seguir pa' alante.
      Muá!

      Eliminar
  4. A mi también me gusta el otoño, cuando lo hay.
    Pensé en el gimnasio, pero no encuentro yo ni el momento ni las ganas.
    Y como soy de naturaleza cabezota, si me empeño mucho en algo no hay quién me pare, así que no suelo abandonar nada hasta que no lo consigo del todo. Pero soy obsesiva compulsiva nivel camisa de fuerza, no me juzgues. jaajajajja
    Un beso, Pecas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuanta razón en esas palabras, adorar el otoño cuando lo hay, porque ahora mismo lo que hay es un verano excesivamente largo :(

      Jajajaja me ha encantado esa última frase, yo no te juzgo tranquila, cosas peores tengo yo xD y al menos tú la sigues hasta que la consigues, a mí me gustaría tener esa fuerza de voluntad en algunas cosas, menos mal que estoy cambiando ese aspecto y poco a poco me "encabezono" también ;)
      Besotes!

      Eliminar
  5. Si es que no se te puede dejar sola.
    Y sí, cuando madrugas y aprovechas el día haciendo algo de deporte - aunque para esto no hace falta madrugar, aunque quiera me intento convencer de ello- estás como más " COMPLETA" Vamos que te sientes bien contigo misma, tú me entiendes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto, es como que has aprovechado el día como toca, y estás cansada pero a la vez con fuerzas.
      Tenemos que quedar con las bicis!! :D

      Eliminar
  6. HOla!!!!
    mi cumple es el 1 de octubre y como a ti, me encanta el otoño.. la sensación del frío me encanta y le veo cierto romanticismo a esta estación... qué quieres que te diga! ya deseo el frio!!!!
    besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Felicidades retrasadas David! ^^'
      Sí, yo también la veo una estación romántica. Supongo que el plan de peli, manta y chocolate caliente pega mejor cuando tienes a alguien al lado con quien compartirlo.
      Un beso!

      Eliminar
    2. Supones bien jejejejej pero no te olvides de los calcetines calentitos xdddd que eso mola millones ;D

      Eliminar